Mario Cipollini "El velocista eterno"

El velocista eterno

Mario Cipollini seguir� un a�o m�s en activo


'il bello' Cipollini continuar� en las carreteras una temporada m�s.


Mario Cipollini, el mejor velocista de la historia del ciclismo, ha decidido prolongar un a�o m�s su dilatada carrera deportiva. 'El Rey Le�n', como es conocido entre los aficionados, lo ha ganado todo o casi todo, pero todav�a tiene la ambici�n suficiente para afrontar otra temporada en el pelot�n internacional. Ning�n ciclista, y menos un sprinter, ha logrado permanecer 16 temporadas en la �lite, pero Cipollini es distinto. A sus 38 a�os se ha marcado nuevos objetivos. �En mi mente est� la Mil�n-San Remo en marzo, prueba que considero vital, y, despu�s, elegir� entre Giro, Tour o Vuelta. Est� �ltima ser�a muy interesante teniendo en perspectiva el mundial de Madrid en septiembre, que me apetece much�simo�.

Pocos corredores pueden presumir de un palmar�s tan brillante como el suyo. Despu�s de 16 temporadas logrando �xitos en el pelot�n profesional, Cipollini puede decir muy alto que ha ganado etapas en las tres grandes rondas del circuito internacional, el t�tulo de campe�n del mundo del 2002, 'La Bicicleta de Oro' y el r�cord de victorias parciales en el Giro de Italia, 62 . A este curr�culo se debe unir un interminable n�mero de cl�sicas, entre las que destaca la Mil�n-San Remo del a�o 2002.

Adem�s de por sus innumerables triunfos, m�s de 186, Supermario destaca por su capacidad para plantearse nuevos objetivos. En el a�o 2002, con 36 a�os y un gordo historial, firm� su mejor temporada como ciclista profesional. Consigui� vencer en la Mil�n-San Remo, gan� una etapa en la Vuelta a Espa�a, la �nica carrera de tres semanas que se le resist�a, y venci� en el Mundial de Zolder. Todo ello en un a�o en el que tambi�n anunci� su retirada porque Leblanc, director del Tour de Francia, no le invit� a participar en la ronda gala.

Corredor irrepetible

Cipollini es un corredor irrepetible. �nico por sus extraordinarias facultades para el sprint y �nico por hacer gala de una de las personalidades m�s extravagantes del mundo del deporte.

Dotado de una impropia belleza en el sacrificado mundo del ciclismo, 'il bello', con sus 1,90 de estatura y sus 76 kilos de peso, tiene fama en el pelot�n de haber conseguido sus mejores triunfos corriendo detr�s de las mujeres.

Amigo del madridista Ronaldo y forofo del Inter de Mil�n, Cipollini es capaz de dejar plantada a la organizaci�n de la Vuelta a Espa�a, como hizo en 1997, para acudir como jurado a un concurso de belleza.

Extravagante y eg�latra. Cipollini se quiere, y se quiere mucho. Este italiano es capaz de lucir un maillot que imita el aspecto de un humano despellejado, lo que le ha valido para batir todos los r�cords por vestidura impropia, y de posar desnudo para una publicidad de Pirelli, la marca que patrocinaba a su equipo del alma.

Este corredor, que elige lugares tan peculiares como el pa�s africano de Namibia para entrenar en inivierno, es un hombre que no olvida. El ojo de Paco Cerezo lo sabe mejor que nadie. Un d�a antes, el corredor del Vitalicio hab�a llamado �hijo de puta� al italiano y, �ste, ni corto ni perezoso esper� hasta la siguiente salida de etapa para propinarle un pu�etazo en pleno ojo izquierdo.

El italiano tambi�n destaca por su carisma, que se hace evidente en todos los equipos en los que ha militado. Mart�n Perdiguero, uno de sus gregarios en el Acqua e Sapone, lo explica mejor que nadie: �Llevarse bien con Mario es f�cil. Si �l se r�e, todos nos re�mos. Si est� serio, nos callamos�. Otro ejemplo: �En las cenas, baja el �ltimo y, claro, siempre se le reserva el mejor sitio en la mesa�.

Cipollini parece eterno. La pr�xima temporada puede ser la �ltima, pero el italiano avisa. �Soy como un buen vino, que mejora con el tiempo�. Y para acabar, su mejor regalo: �No soy grande, soy el mejor�.