Miguel Indurain, considerado uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos, ha conseguido en once años de competición, algo que ni los mas grandes de la historia como Merkx o Hinault han logrado, ganar cinco Tours de Francia consecutivos y dos dobletes Giro-Tour consecutivos.

MIGUEL, ESTAMOS CONTIGO

Miguel Indurain Larraya, nació el 16 de Julio de 1964 en Villava, provincia de Navarra (España), localidad en la que empezó a practicar el ciclismo como miembro del CLUB CICLISTA VILLAVÉS. Su primer carnet de la Federación Española de Ciclismo, en la categoría de cadete es de 1978.

Fué fichado por el equipo Reynolds, con el que ganó el Campeonato de España Amateur, lo que le sirvió de trampolín para pasar a profesionales. Muchos años de esfuerzo con el equipo Banesto culminaron en una de las carreras mas brillantes de todos los tiempos, Tour de Francia, Giro de Italia, Clásicas, Campeonato del Mundo, Record de la Hora, nada a podido con ese gran hombre, ese gran deportista que es Miguel Indurain.

- NACE LA ERA INDURAIN -

Aquel año, el Tour parecía claro, como favorito absoluto partía Greg Lemond, un estadounidense que ya había ganado tres Tours de Francia.

Para sorpresa de todos, en la 8ª etapa, una contrareloj de 73 km. Miguel Indurain, consigue su primer triunfo, y se coloca cuarto en la general a 2:17 min. de Lemond.

Pero fué en la 13ª etapa en la que se comienza a escribir la historia. Tras coronar el mítico Tourmalet, Indurain y Chiappucci, emprenden una escapada de 60 km. hasta la meta en Val-Louron, donde el navarro cede la victoria de etapa al Italiano, y se viste de Amarillo, un color que no abandonará en los siguientes cinco años.

El primer ataque serio al nuevo lider, en la 17ª etapa, en Alpe D'Huez, Gianni Bugno intenta por todos los medios arrebatar el maillot al navarro, el cual, tras aguantar en la cumbre alpina, se afianza como un lider sólido.

Ya en las puerta de París, en la ultima contrareloj, Miguel Indurain deja claro quien manda, al imponerse claramente, sacando 27 segundos a Bugno, 48 a Lemond y 50 a Chiappucci.

Miguel Indurain subía por primera vez, al podio de los Campos Eliseos en París, poco sospechaba nadie que acababa de nacer una nueva era en el mundo del ciclismo.

- SE CONFIRMA EL GRAN CAMPEÓN -

El Tour del '92 era diferente, había expectación ante el nuevo favorito, que había ganado el año anterior, y ahora venía de arrasar en el Giro de Italia. Aquel año el Tour empezaba en San Sebastian (España). Y allí se confirmó lo que todos sabían y nadie se atrevía a aventurar, Indurain, demostrando ser el mas fuerte, ganó la prólogo por delante de Alex Zülle.

Los problemas podrían haber aparecido en la 4ª etapa, una contrareloj por equipos, en la que el Banesto aguantó y solo perdió 29 segundos frente al Gatorade de Gianni Bugno.

En la 9ª etapa, la histórica contrareloj de Luxemburgo, Miguel Indurain dejó claro que no era un ciclista más. Aquel día voló encima de su bicicleta, sacando 3 minutos a Armand de la Cuevas, que quedó segundo, 3:41 a Bugno y 5:26 a Chiappucci.

Italia recibía al Tour en la 13ª etapa, y Chiappucci fué profeta en su tierra cruzando la meta de Sestrieres en primera posición, pero no fué el unico que atacó, Indurain dejó atrás a todos sus rivales y se vistió de amarillo definitivamente. El navarro no solo ganaba las contrareloj, también subiendo era el mejor.

Todos temían la ultima contrareloj, porque el lider de aquel Tour, ya había demostrado lo que era capaz de hacer. Solo Chiappucci a 1:42, se acercaba a Indurain en la general, pero Miguelón, en aquella 19ª etapa entre Tours y Blois, los destrozó de nuevo, sacando casi 3 minutos a Chiappucci.

Miguel Indurain repetía en el podio de París, con Claudio Chiappucci a 4:35 y Gianni Bugno en tercer lugar a 10:49, aquel maillot amarillo parecía estar hecho para el.

- INDURAIN, EL SEÑOR DEL TOUR -

Solo un ciclista aparecía como claro favorito para ganar aquel Tour. Indurain había demostrado los dos años anteriores ser insuperable y por si fuera poco había vuelto a ganar el Giro de Italia. Ya en la etapa prólogo de Le Pui du Fou daba el primer aviso a sus rivales, se vestía de amarillo aventajando en 8 segundos a Zülle y en 11 a Bugno.

Lac de Madine albergó la 9ª etapa, la primera contrareloj, y lo que todos temían sucedió una vez más. Miguel Indurain sacaba más de dos minutos a todos sus rivales y se vestía definitivamente el maillot amarillo.

La sorpresa surgió en los Alpes, en la 10ª etapa. El suizo Tony Rominger, vencía en Serre Chevalier, apareciendo como el unico oponente capaz de enfrentarse a un Miguel Indurain intratable.

Rominger lo intentó cuando y donde pudo, y en la 16ª etapa, en los Pirineos se nos puso el corazón en un puño, Rominger se escapaba y Miguel no aparecía por ninguna parte, pero en la linea de meta comprobamos que solo había sido un fallo en la transmisión de las imágenes, ya que Indurain y Rominger llegaban juntos a la meta.

La noche anterior a la 19ª atapa, una contrareloj entre Bretigny y Montlhery, Miguel empezó a sentirse mal, y al día siguiente corrió con 40 grados de fiebre, lo que le hizo perder la etapa y algo de tiempo con sus mas directos rivales, pero se mantuvo lider en la general.

Un nuevo paseo triunfal para Miguel Indurain por los Campos Eliseos de París. Tras él Tony Rominger a 4:59 y Zenon Jaskula a 5:48. Además, Indurain había conseguido un nuevo hito, dos dobletes Giro-Tour consecutivos, solo Fausto Coppi, Bernard Hinault y Eddy Merckx (que consiguió tres) lo habían logrado antes, pero ninguno de ellos de forma consecutiva.

- SE QUEDÓ SOLO -

La organización del Tour había preparado un recorrido durísimo, un Tour anti-Indurain, como se le denominó, y el tercer puesto del navarro en el Giro de Italia daba esperanzas a sus rivales, Indurain no podía ser tan bueno como los históricos del ciclismo, solo Anquetil y Merckx habían conseguido ganar el Tour cuatro veces consecutivas.

En la 5ª estapa, una contrareloj por equipos, aún no se había visto sobresalir al corredor navarro, pero se demostró que contaba con un gran equipo, el Banesto quedó segundo tras el GB, y consiguió sacar 24 segundos al Mapei de Rominger.

"El Tirano de Bergerac", así así apareció en los titulares de la prensa gala, tras arrollar a todos sus rivales en la 9ª etapa, una contrareloj entre Perigueux y Bergerac, en la que sacó dos minutos a Tony Rominger. Estaba claro que lo del Giro había sido un espejismo, Miguel esta fortísimo.

Por si quedaba alguna duda, solo dos jornadas después, en la etapa de Hautacan, la cual ganó Luc Leblanc, Miguel Indurain dejó atrás a sus mas directos rivales, ni Rominger, ni Ugrumov, ni Zülle pudieron seguirle.

Y al día siguiente, en la 12ª etapa con final en Luz Ardiden, dió una auténtica lección de ciclismo, volvió a dejar atrás a todos y entró segundo en la meta tras Virenque, consiguiendo distanciarlos a todos en la general.

Solo la 18ª etapa, la cronoescalada de Cluses, podía haberle dado problemas, pero a aquella altura del Tour, estaba casi solo, Chiappucci, Rominger, Jalabert y Lemond se habían retirado. A pesar de no ser un terreno propicio para él, estuvo entre los mejores. Ugrumov ganó la etapa, pero estaba a más de 5 minutos en la general.

De nuevo París y de nuevo el campeón español, el navarro Miguel Indurain de amarillo en el podio, esta vez se había deshecho de todos, solo los escaladores habían podido aguantar su ritmo, tras él Piotr Ugrumov a 5:39 y Marco Pantani a 7:19. Definitivamente Francia y el mundo entero se rendían a sus pies, estaba entre los grandes.

- EL REY DEL TOUR SE LLAMA MIGUEL INDURAIN -

Todos lo sabían y nadie lo discutía, el nombre de Indurain era sinónimo de amarillo y de Tour, pero no por eso la victoria iba a resultarle mas sencilla, de hecho, nadi antes había conseguido ganar cinco Tours de francia consecutivos.

7ª etapa, todo apuntaba a una llegada al sprint, pero rebosando fuerza por todos lados, Miguel Indurain demarró junto a Bruyneel y recorrieron juntos los 25 km. que quedaban para la meta, sacando 50 segundos al pelotón.

                 

Y solo tuvimos que esperar un día más, hasta la 8ª etapa para verlo vestir el maillot de lider. En la contrareloj entre Huy y Seraing, aventajó en tan solo 12 segundos a Rijs y en 58 a Tony Rominger, tiempo suficiente para colocarse como lider de la general.

Los Alpes, 9ª etapa con final en La Plagne, haciendo un terrible esfuerzo, Alex Zülle ganaba la etapa, pero tras él y en solitario, llegaba Indurain, que había dejado atrás a todo el pelotón. Las diferencias empezaban a ser considerables y Miguel se afianzaba en el primer puesto de la general.

Pocas sorpresas más permitió el corredor navarro, el cual controló completamente la carrera, como demostró en la 12ª etapa, al neutralizar la peligrosa escapada de Laurent Jalabert. El pelotón parecía aceptarlo, No hay terreno donde ganar a Indurain.

Y en la 19ª etapa, la contrareloj de Lac de Vassiviere, demostró una vez más que es el mejor en esta disciplina, ganando la etapa y alejándose aún más en la general. Tras ál Rijs y Rominger.

Aquel año, en París se hablaba español, todo el mundo se rindió ante el gran campeón, el más grande entre los grandes, no solo igualaba a los históricos del ciclismo al ganar 5 Tours, sino que los superaba al hacerlo de forma consecutiva. Tras él Alex Zülle a 4:35 y Bjarne Rijs a 6:47, tuvieron el honor de compartir el podio con el Rey del Tour.

- NO PUDO SER -

Todos lo esperabamos, todos queríamos el 6º Tour y todos nos hundimos con el en aquella fatídica etapa en los Alpes.

Lo cierto es que ha sido un Tour Atípico, Miguel no se ha encontrado bien y a pesar de intentarlo no ha podido ganar, pero ha perdido como los campeones y nos lo demostró en la ultima contrareloj, Indurain no está acabado y si decide ir al Tour el año próximo estaremos con él porque sabemos que puede hacerlo, sabemos que nos puede dar el 6º Tour.

Tampoco vamos a quitar nigún merito al danés Bjarne Rijs, que ganó como debe hacerse en un Tour, demostrando que es el mejor, el más fuerte y el más rápido, sin duda, un digno oponente para Miguel.

También la afición ha sabido estar ahí, con él hasta el último momento, y sin duda en el homenaje que le brindó el Tour, el propio Rijs y todos su paisanos en la etapa de Pamplona, como se merece un gran campeón.

 

AUPA MIGUEL Y A POR EL SEXTO