Dos haza�as en el historial de Fausto Coppi

Fausto Coppi naci� en Castellania un 15 de Septiembre de 1919. Le regalaron su primera bicicleta hacia 1927 y, por esa �poca, comenz� a trabajar en una tienda de comestibles de Novi Ligure. Su relaci�n con el ciclismo empieza con este trabajo, en el que todos los d�as deb�a hacer repartos en bicicleta entre Novi Ligure y Castellania. Aqu� Coppi conocer� a Biagio Cavanna. Nacido en 1893, Cavanna se hab�a dedicado en su juventud al boxeo, para luego transformarse en un ciclista sin demasiados �xitos. Cuando debi� retirarse, Cavanna se dedic� a la profesi�n de masajista y entrenador de ciclistas profesionales.

En 1936, en Alemania, comenz� a advertir los primeros s�ntomas de lo que luego ser�a una ceguera incurable. Como ciego, su principal preocupaci�n, era no perder el nivel profesional que hab�a alcanzado, y esto, lo consigui� con creces. Tom� a su cargo a Fausto Coppi, y lo convirti� a los veinte a�os de edad, en el triunfador del Giro de 1940.

Terminada la guerra, siguieron los entrenamientos que convertir�an a Coppi, en uno de los mejores ciclistas de Italia.

La carrera de Coppi tiene en el a�o 1949, un punto de inflexi�n. A partir de �l, Fausto Coppi ser�a para los italianos, el gran �dolo del ciclismo tal como ser�a recordado.

En 1949, Fausto Coppi se encuentra en el apogeo de su condici�n f�sica. Ese a�o conquistar�a el Campeonato de Italia, la Mil�n-San Remo, el Tour de Lombard�a y el Tour de la Romagna; adem�s de vencer en el Giro de Italia y el Tour de Francia el mismo a�o. Por esa �poca era muy dif�cil conseguir ambos triunfos en un a�o, pues los separaban apenas veinte d�as de descanso. Y Fausto Coppi, fue el primero en lograrlo.

Durante el Giro, al aproximarse a las altas monta�as, la maglia rosa es Alfredo Leoni con 9 minutos sobre Coppi, y diez sobre Bartali. Coppi ataca sobre los Dolomitas y Leoni queda con s�lo 43 segundos de ventaja. En una de las etapas m�s duras el Giro se acerca a Francia. A lo largo de 190 km., Coppi escapa sin que nadie pueda seguirlo. Tan s�lo Bartali llega con 12 minutos de atraso. Coppi finalmente ganar� el Giro con 23 minutos sobre el segundo: Gino Bartali.

S�lo veinte d�as despu�s comienza el Tour de 1949. Dos semanas antes, Alfredo Binda, director t�cnico del equipo italiano, concierta un acuerdo entre Coppi y Bartali; ya no correr�an el uno contra el otro. De cualquier manera, el resto de los participantes en el Tour es respetable: Ferdi Kubler, Fiorenzo Magni, Jean Robic, Rik Van Steenbergen, Rafael Geminiani.

En la quinta etapa, con un calor sofocante y una decena de corredores en fuga, el por entonces l�der de la competencia, Marinelli, hace caer a Coppi, intentando alcanzar una botella que le ofrecen. Coppi sale ileso de la ca�da, pero ha roto su bicicleta. Espera largo tiempo por el auto de su equipo, pero la bicicleta que le traen no es suya, y defraudado, la arroja por un barranco. Piensa� que Binda se ha confabulado con Bartali para perjudicarlo y anuncia que no continuar�.

Finalmente llega Binda con la bicicleta correcta. A los gritos obliga a Coppi a retomar la carrera, pero �ste, a causa de los nervios entra en crisis, y pese a la ayuda de Bartali,� termina la etapa con 18 minutos de retraso. En la clasificaci�n general est� a 35 minutos del l�der: Marinelli.

Esa noche, durante el descanso, Coppi plantea firmemente su decisi�n de abandonar el Tour. A duras penas Binda y Cavanna le convencen de lo contrario.

En la siguiente etapa, pese a la ayuda que le brinda Bartali. Se recupera en la s�ptima etapa, una contrarreloj en la que vence a Kubler, Van Steenbergen y Marinelli, reduciendo la diferencia con �ste a 28 minutos.

La subida al Tourmalet, en los Pirineos, se realiza con un calor agobiante. Bartali emprende la subida en punta. El calor es tal, que Bartali y Coppi deben intercambiar el agua. Robic inicia la persecuci�n con un peque�o grupo y alcanza a los dos italianos. En una escalada, Coppi sufre una aver�a, y la etapa es finalmente ganada por Robic. Fiorenzo Magni viste el jersey amarillo, aun que Coppi y Bartali, reducen su retraso en la clasificaci�n general.

En los Alpes, Kubler se escapa en principio en solitario, dispuesto a defender sus posibilidades en el Tour, pero Bartali y Coppi deciden atacar en el Izoard. La lluvia hab�a afectado seriamente la ruta. Con mucho empuje, Coppi toma firmemente la punta, pero luego se aplaca y deja que Bartali gane la etapa y el jersey amarillo. Coppi queda a 1 minuto y 42 segundos en la general.

Gino Bartali y Fausto Coppi Camino a Aosta, Coppi y Bartali no logran desprenderse de un grupo entre los que se encuentran Marinelli y Robic. En la subida al Petit-Saint-Bernard, Coppi y Bartali atacan de nuevo. Bartali se retrasa a causa de una aver�a y Coppi debe seguir solo durante 42 km. Llega a� Aosta con cinco minutos de ventaja sobre Gino Bartali. Coppi ya lidera el Tour de Francia, y aumenta su ventaja de manera contundente con una contrarreloj en Colmar.

La �ltima etapa se transforma en una entrada triunfal de Fausto Coppi en Par�s.

Italia lo convierte en su �dolo. Al igual que a Girardengo, le otorga el m�ximo t�tulo al que puede aspirar un ciclista italiano: le llama il campionissimo.

Dos haza�as en el historial de Fausto Coppi:

Quisi�ramos resaltar en estas l�neas dos gestas dignas de menci�n por su alto contenido deportivo. Su grandeza se escapa de toda normalidad, a�n sabiendo que 'el campeon�simo' tiene un historial recargado de muchas y grandes haza�as ciclistas.

Nos situamos en el a�o 1949, concretamente en el Giro de Italia, que tras afrontar las duras etapas Dolom�ticas acomet�a en este d�a una jornada trascendente que transcurr�a en parte por territorio franc�s. Se sal�a de Cuneo y se llegaba a Pinerolo con un recorrido a lo largo de nada menos que 254 kil�metros, itinerario agresivo si se tiene en cuenta que se debieron salvar cinco majestuosos puertos de alta monta�a: Vars, Izoard, La Madeleine, Mont-Gen�ve y por �ltimo la ascensi�n a Sestri�res. Todos ellos juntos representaban una subida equivalente a 90 kil�metros, amenizados por un fr�o intenso y una lluvia constante. La niebla cubr�a celosamente las cumbres y el espect�culo en su conjunto era verdaderamente dantesco.

Coppi, aquel d�a, se impuso con una facilidad asombrosa, inaudita. Estuvo en fuga, s�lo en cabeza, a lo largo de 192 kil�metros. Su 'eterno rival', Gino Bartali, otro campe�n de fama reconocida, pis� la cinta de llegada a m�s de doce minutos. En la clasificaci�n final del Giro, el toscano fue segundo a casi veinticuatro minutos del legendario Fausto Coppi.

Otra haza�a a resaltar nos sit�a tambi�n en el Giro de Italia del a�o 1953, en la etapa Bolzano-Bormio, en la cual se afrontaba el c�lebre Stelvio con sus 2.758 metros de altitud. Era l�der el suizo Hugo Koblet, qui�n conservaba una ventaja de 1'59" sobre Coppi, segundo en la clasificaci�n general. El corredor helv�tico acaparaba todos los pron�sticos a su favor. Le amparaba su juventud y su buen momento de forma. Era la gran estrella de la nueva generaci�n y del futuro reciente.

En los primeros trazos del Stelvio, Coppi atac� con valent�a y convicci�n. El gran pelot�n se rompi� en mil pedazos y Koblet, resistente al principio, debi� capitular ante la evidencia de los hechos. Se encontr� indefenso frente al italiano que parec�a volar sobre el asfalto. En la cinta de llegada, las multitudes aclamaron con gran entusiasmo a su �dolo, Coppi, a la postre vencedor final de la edici�n, mientras que Koblet, ahogado por los esfuerzos, hac�a su entrada a casi cuatro minutos en un amargo d�a que jam�s olvid�.